EVA y ¿Cómo aumentar el Valor Económico Agregado en Su Empresa?

Coaching para Gerentes
EVA y ¿Cómo aumentar el Valor Económico Agregado en Su Empresa?
Loading
/

En Génesis, capítulo 3, versículo 20, nos topamos con Eva. Pero en este episodio, no nos estamos refiriendo a la figura femenina del Antiguo Testamento. En lugar de ello, nuestra atención se centrará en otro tipo de EVA, un acrónimo en inglés de «Economic Value Added», que significa en español “Valor Económico Agregado”. En un divertido juego de palabras, las siglas en inglés de este concepto financiero coinciden con el nombre de la consorte de Adán.

Ciertamente el tema del Valor Económico Agregado es apasionante y como todo lo que genera pasiones, también puede parecer complejo y generar incertidumbre, por lo que lo hemos desglosado para todos nuestros oyentes (o lectores), de tal forma que si no lo ha considerado como una herramienta para generar riqueza o nunca le han hablado al respecto, lo pueda sumar a su arsenal de alta gerencia.

Desafíos de la Valoración Empresarial Tradicional

¿Confía ciegamente en las valoraciones contables? Históricamente, para estimar el valor de una empresa se ha recurrido a métricas convencionales, tales como la rentabilidad, las ganancias por acción (EPS), el precio sobre acción (P/E), y los retornos sobre capital (ROE) e inversión (ROI) y activos netos (RONA). Sin embargo, estas métricas pueden presentar una imagen distorsionada a corto plazo debido a las convenciones de la contabilidad administrativa. El escenario se vuelve aún más turbio en situaciones particulares como las adquisiciones o compras apalancadas.

Por ende, se hace necesario un método de valoración que sea coherente y racional, y que pueda determinar si la gestión está generando valor agregado a lo largo del tiempo. Dos factores cruciales han complicado la valoración de empresas en el contexto del capitalismo Estadounidense y estas podrían ser:

  1. La separación entre propiedad y control: En la mayoría de las empresas públicas, las acciones están dispersas entre miles de accionistas, mientras que la gestión recae en manos de directivos profesionales. Esto puede generar conflictos, ya que los intereses de los directivos no siempre coinciden con los de los accionistas. Los accionistas buscan maximizar los dividendos y la apreciación de las acciones, mientras que los directivos buscan maximizar las oportunidades para obtener bonificaciones.
  2. La dependencia de las medidas contables para la valoración: Las métricas contables, que originalmente se desarrollaron para estimar el valor residual de una empresa en caso de liquidación, no están adecuadamente preparadas para valorar el valor económico actual de una empresa en funcionamiento. Esto se debe a que los principios contables generalmente aceptados pueden distorsionar de manera «legal» el verdadero valor de mercado de una empresa.

Además, las métricas contables pueden ser fácilmente manipuladas por la gerencia para mejorar o empeorar las cifras. Por ejemplo, las «ganancias por acción» (EPS), una métrica muy utilizada, pueden ser distorsionadas al reducir los gastos de investigación y desarrollo, lo que aumenta las ganancias a corto plazo pero pone en riesgo los futuros productos. Otro ejemplo es el «envío excesivo de mercancía» a clientes complacientes justo antes del cierre de un periodo contable para inflar las ventas.

Esta serie de factores señala la necesidad de un método de valoración más preciso y transparente: el Valor Económico Agregado o EVA.

Atrayendo Prosperidad con EVA: Clave de Valor Empresarial

¿Busca maximizar la riqueza de su empresa? La respuesta puede estar en el Valor Económico Agregado (EVA). Este indicador único ofrece una evaluación superior del valor verdadero de su negocio, al considerar no solo las ganancias, sino también el costo del capital invertido para generar esas ganancias.

El EVA es una medida esencial que trasciende los métodos de evaluación tradicionales, pues contabiliza el costo de oportunidad del capital. Es decir, calcula cuánto podrían haber ganado los accionistas al invertir en otros activos de riesgo comparable. Esta consideración crítica sitúa al EVA como una métrica excepcionalmente precisa en la medición de la rentabilidad de una empresa.

Asegurar la creación de valor en su empresa es vital, y el EVA puede ser su mayor aliado en este desafío. Al incluir el capital en sus cálculos, el EVA muestra si su negocio está construyendo o disipando riqueza. A la larga, una empresa con una tendencia creciente en su EVA verá un aumento correspondiente en su valor de mercado.

Maximice la Gestión Empresarial con el Valor Económico Agregado

¿Busca una herramienta de gestión efectiva para su negocio? El Valor Económico Agregado (EVA) puede ser su solución. Un beneficio clave del EVA es su capacidad para unificar los intereses de los accionistas, centrados en la generación de riqueza, de la mano con la gerencia, dedicada a la utilización eficaz de los activos de la empresa.

El EVA es una métrica financiera sencilla, comprensible incluso para aquellos con conocimientos financieros modestos. Esta medida puede superar otras como la cuota de mercado, el crecimiento de las ganancias, y los resultados en relación al presupuesto. El enfoque se vuelve: «¿Cómo podemos aumentar el EVA?».

Aporta coherencia en todos los niveles: corporativo, divisional, industrial, e incluso a nivel de línea de producción. Impulsa la disciplina financiera, haciendo hincapié en el uso del capital en la empresa.

La Formula del Valor Económico Agregado y un caso de estudio

El Economic Value Added (EVA) es por tanto un indicador que muestra si una empresa está ganando más dinero del que necesita para pagar sus gastos y sus deudas. Si la calificación EVA es positiva, la empresa está yendo bien. Si es negativa, significa que la empresa necesita mejorar porque está gastando más de lo que está ganando.

La formula simplificada del EVA es:

EVA = Ganancias – (Porcentaje de costo * Dinero invertido)

Caso de estudio sobre la aplicación de la formula del EVA:

Imagine que una empresa tiene ganancias (después de pagar impuestos) de $2,000,000. Esta empresa tiene un porcentaje de costo de funcionando sumado al pago de deudas de un 10% de sus ingresos, y a la vez ha invertido $10,000,000 para hacer funcionar la empresa durante el periodo evaluado.

Entonces, el cálculo del EVA sería:

  • EVA = $2,000,000 – (10% * $10,000,000)
  • EVA = $2,000,000 – $1,000,000
  • EVA = $1,000,000

Esto significa que después de pagar sus gastos y deudas, a la empresa le quedó $1,000,000. Es como decir que la empresa ganó un «extra» de $1,000,000 después de todo. Si el EVA hubiera sido negativo, significaría que la empresa está gastando más de lo que está ganando, lo cual no es bueno.

Implementando el Valor Económico Agregado Paso a Paso

¿Busca la forma de integrar a EVA a su organización? La implementación triunfante de EVA va más allá de la mera imitación de modelos ya existentes y se cimenta en siete elementos cruciales:

  1. El Respaldado del Gerente Financiero:
    El éxito del EVA se inicia con el respaldo firme del Gerente Financiero, quien debe hablar un lenguaje de las normas contables y el más intuitivo lenguaje de EVA. Este apoyo no solo supone entendimiento, sino estar al día con las novedades alrededor del EVA, como las «Opciones reales» y el «EVA orientado al futuro».
  2. Apoyo Firme del Gerente General:
    El Gerente General tiene un papel clave en la triunfante implementación de EVA, estableciendo la creación de valor como la misión principal de la empresa. Es esencial que el Gerente General lidere la implementación de EVA, aproveche todas las oportunidades para debatir sus beneficios y aplique de manera consistente sus principios en la directiva.
  3. Estrategia de Negocio y Organización Viables:
    El despliegue victorioso del EVA depende en gran medida de una estrategia de negocio viable y una estructura organizacional apropiada. El Valor Económico Agregado no puede solucionar problemas inherentes a la empresa, por lo que es vital que los productos o servicios que ofrece la empresa sean atractivos para el mercado.
  4. Programa de Capacitación Integral:
    Un componente esencial en la implementación del EVA es la capacitación. Esto puede suponer sesiones de coaching, seminarios, reuniones, boletines y una comunicación constante sobre EVA a través de varios canales de la empresa.
  5. Adopción Total de los Componentes del EVA:
    El EVA es más que una métrica o un indicador, es un sistema completo que debe implementarse de manera integral. Esto significa aprovechar todos sus componentes: el sistema de medida, el sistema de gestión y el sistema de incentivo.
    • El sistema de medida es la forma en que se calcula el EVA, siendo el pilar fundamental sobre el que se construye todo lo demás. Para ser efectivo, este sistema debe ser comprensible y aceptado por toda la organización.
    • El sistema de gestión se refiere a cómo se utiliza el EVA en la toma de decisiones cotidianas. Esto implica usar EVA para evaluar proyectos, asignar recursos y establecer objetivos de rendimiento.
    • El sistema de incentivo está relacionado con cómo se usa el EVA para recompensar a los empleados. Esto puede incluir bonos, opciones de acciones, o cualquier otro tipo de incentivo que esté vinculado al rendimiento del EVA.

      Ninguno de estos componentes debe ser descuidado, pues cada uno es esencial para que el EVA sea efectivo.
  6. Plan de Incentivos EVA:
    El plan de incentivos es esencial para la implementación exitosa del EVA. Este plan debe ser ilimitado, promover logros excepcionales y progresión anual, e incluir pagos diferidos para evitar sacrificios a largo plazo en favor de beneficios inmediatos. También es beneficioso vincular los bonos y la distribución de dinero con opciones de acciones.
  7. Cultura Organizacional Enfocada en el EVA:
    Es vital que la empresa adopte una cultura organizacional que esté centrada en los objetivos de medida del EVA. Esto implica recompensar a los empleados por las acciones que generan valor agregado y fomentar el pensamiento orientado al EVA en todas las interacciones y comunicaciones dentro de la empresa.

Además puede tomar mano de la tecnología y emplear una Inteligencia Viva que automatice procesos en favor del EVA y la toma de decisiones en los diferentes espectros del embudo de la experiencia del cliente y del cliente interno.

Descifrando el EVA: Sus Críticas y Cómo Superarlas

¿Alguna vez ha escuchado críticas sobre el Valor Económico Agregado? Esta herramienta de evaluación financiera, aunque poderosa, no está exenta de debate. Conocer estas críticas nos brinda una comprensión más profunda y equilibrada de lo que implica su adopción.

  • Uno de los puntos de disputa más comunes es la susceptibilidad del EVA a ser manipulado. Debido a su naturaleza basada en supuestos contables y decisiones discrecionales, surge el riesgo de «ajustar» los números para mostrar una situación financiera más halagüeña de lo que es en realidad; no obstante, esto podría pasar con cualquier valoración comercial si no se realiza con ética.
  • Otra crítica apunta al enfoque de corto plazo que puede promover el EVA. Se argumenta que este incentiva la generación de valor en el corto plazo, lo que podría desalentar inversiones en proyectos a largo plazo con rendimientos inciertos. Ejemplos incluyen inversiones en investigación y desarrollo, esenciales para el crecimiento a largo plazo, que podrían sacrificarse si afectan negativamente el EVA en el corto plazo; sin embargo esto podría asociarse más a las directrices gerenciales que a la valoración por si misma.
  • Además, hay quien sostiene que el EVA no es adecuado para todas las empresas. Para las organizaciones en etapa inicial o las empresas que aún no generan ganancias, el EVA puede no ser el mejor indicador de rendimiento; pero por otro lado, si se comienza a emplear el EVA desde el inicio hay una menor posibilidad de perdidas de capital.

Lo cierto es que, a pesar de estas críticas, el EVA se mantiene como un instrumento valioso para evaluar la rentabilidad y generar valor. Su efectividad reside en su uso e interpretación inteligente. Ninguna herramienta es perfecta, pero ignorar el EVA debido a sus criticas sería un descuido. Al igual que una llave inglesa para un mecánico, el EVA es una herramienta esencial en el análisis financiero.

La Síntesis: Conquistando Nuevas Cumbres influidos por el EVA

Al cruzar el umbral de la incertidumbre financiera, el Valor Económico Agregado (EVA) se erige como una brújula confiable. Es más que una simple métrica; es un agente de cambio que puede redefinir la trayectoria de una empresa en crecimiento. Adoptar el EVA significa adoptar una mentalidad de creación de valor, de priorizar la rentabilidad sobre las ventas, de prestar atención a las inversiones y no solo a los ingresos.

En definitiva, adoptar el EVA no es una elección pasiva, es un acto valiente de liderazgo. Se trata de tomar las riendas de su empresa, de mirar más allá de los números y de desafiar el status quo. Es un desafío, sí, pero es un desafío que puede llevar a su empresa a nuevos horizontes de crecimiento y prosperidad.

Estimados oyentes, si han sentido resonar en ustedes este llamado a la acción, si desean implementar el EVA en su organización, o si simplemente buscan fortalecer sus habilidades gerenciales, les extendemos una invitación abierta a contratar nuestro servicio de Coaching Gerencial. Con nuestra guía experta, podrán transformar esta inspiración en acción, este conocimiento en crecimiento. La tarea gerencial no es solo sobre números, es sobre crecer, innovar y trascender.

(Visitado 869 veces, 1 visitas hoy)